Dime Que Me Quieres

Así se crean las joyas made in Spain de Dime que me quieres

 

Si por algo se distinguen las joyas de Dime que me quieres es por los diseños únicos y originales, pensados por Eva Verdeal, la fundadora, CEO y diseñadora de Dime que me quieres. Todos ellos, además, cuentan con el sello distintivo de joyas “made in Spain” y se fabrican en nuestros talleres de España. El proceso de creación, desde la concepción de la idea hasta que las joyas se distribuyen en las tiendas para su venta, puede durar de dos a tres meses.

La idea

Todo comienza con una idea. Además de en las tendencias, Eva encuentra su inspiración en lo que le rodea, en los pequeños detalles y en lo que le gusta. De hecho, su pasión por la naturaleza se ve reflejada en muchas de las piezas y algunas de las colecciones más icónicas de la marca, como la Gingko o la Suculenta.

Por otro lado, las joyas personalizadas siguen una línea minimalista y sencilla, donde la opción de personalización se convierte en protagonista y juega el papel fundamental para que la joya sea aún más especial. La posibilidad de grabar dibujos o mensajes en ellas hacen de estas joyas una manera diferente de decir “te quiero”.

Además de seguir las principales tendencias de cada temporada, intentamos que cada pieza sea original y única, siguiendo siempre la esencia de la marca. Por eso, todas nuestras joyas “made in Spain” tienen ese toque artesano y romántico tan característico de Dime que me quieres.

El proceso de creación

Desde el comienzo hemos apostado por un proceso de creación tradicional y cien por cien hecho en España por artesanos con una larga tradición y experiencia. Todas nuestras piezas son ediciones limitadas, elaboradas con atención al máximo detalle, sobre materiales de gran calidad escogidos con mimo.

Una vez que tenemos la idea, Eva crea un boceto con el diseño de la joya que pasará a los talleres. Allí, se realiza un prototipo en cera, que nos permitirá tener una impresión de cómo será la joya. A partir de este, se diseñará una primera muestra que servirá para hacer el molde del que saldrán el resto de piezas. Junto con Eva, el equipo de producción, que trabaja en las oficinas centrales de nuestra tienda de Manuela Malasaña, supervisa todo el proceso. Son ellas las que dan el “OK” final sobre la pieza, deciden los materiales sobre los que se va a hacer, así como las cantidades necesarias.

Cuando por fin se ha llegado a un consenso, los artesanos se ponen en marcha y realizan a mano cada una de las joyas, pasando por la fundición  y demás procesos, como soldar, pulir, engastar y bañar en oro. Es por eso que no hay dos iguales, lo que las hace todavía más especiales y únicas.

Una vez que tenemos las piezas, el equipo de producción ultima los detalles: se realiza el montaje, se escogen las cadenas, se esmaltan algunas piezas a mano, se fijan los precios… ¡Y voilà! Es entonces cuando nuestras joyas “made in Spain” ya están listas para su distribución en tiendas.

El valor añadido

Nos gusta creer que todo este proceso de fabricación en España es un valor añadido a nuestras joyas. Además, todas ellas cuentan con un certificado de calidad y están hechas con los mejores materiales: Plata de Ley de 925mm o latón bañado en 3 micras de oro de 18kl. Este baño cuenta con una gran cantidad de oro, por lo que es de alta calidad y muy resistente.

Mas allá de nuestros productos, también cuidamos al máximo los pequeños detalles para que la experiencia de compra sea única: la decoración de nuestras tiendas, el packaging de nuestros productos y la atención al cliente son aspectos fundamentales que nos ayudan a transmitir nuestra esencia.